Club de Montaña de Firgas
Tenemos 43 invitados online

Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Sábado, 21.07.2018
Primera subida al Teide del Club de Montaña de Firgas, por la ruta del Pico Viejo PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 20
MaloBueno 
Lunes, 25 de Febrero de 2013 19:07

 

 

El pasado fin de semana, (sábado 23 y domingo 24 de febrero)o, 24 amig@s afrontamos una de las caminatas que jamás olvidaremos en nuestra vida, y no exagero nada, por su gran belleza y sobre todo, por su gran dureza.

FOTOS (de Octavio BaOliver, ...)

                                                        CRÓNICA:


 

 

 

 

Salimos el sábado 23 de Agaete a las 9:00 de la mañana, directos a Santa Cruz de Tenerife, el barco se retrasó un poquito y llegamos un poco más tarde de lo planeado. Allí nos esperaba una guagua, que también se retrasó un poquito.

Sobre las 10:55 salimos del muelle directo a Las Cañadas, con una paradita en una gasolinera en la Esperanza, donde desayunamos, llegando al Mirador de Chío sobre las 13:50, con un retraso de casi 2 horas, del horario que teníamos previsto.

 


 

A las 14:05 nos poníamos en marcha en una ruta desconocida para todos, con mucha ilusión y ganas. El Pico Viejo, es la segunda y última montaña en Tenerife de más de tres mil metros, y por ende de todo el Archipiélago Canario.

 

 

Injustamente ha permanecido un tanto relegado al olvido como pico secundario ante la preponderancia de su hermano mayor, el Teide, con el que conforma una única mole montañosa, bien a pesar de que geológicamente se formara tiempo antes.
Situado por la vertiente suroeste de la isla, su enorme cráter de aproximadamente 720 mts de diámetro se eleva hasta los 3.135 mts de altitud, culminando en un penacho crestero al borde NE del mismo.

 

La primera parte del sendero, todo muy bien, zonas cómodas para caminar, bien señalizadas con algún repechón. El sol apretaba un poco y corría una ligera brisa, haciendo algunas paraditas para ir reagrupándonos y disfrutando en todo momento de unas vistas espectaculares, con un mar de nubes que era increíble.

 

 

Paramos a comer sobre las 15:40 en una zona espectacular, con la isla de la Palma que sobresalía del mar de nubes y también se podía ver las luces de la Gomera. Seguimos subiendo, las zonas eran preciosas, empezábamos a ver zonas de nieve y por tramos, el desnivel era bastante grande.

 

 

Seguimos subiendo, vemos que cae la tarde y que vamos retrasados, el desconocimiento de la ruta nos genera mucha incertidumbre, cada vez nos encontramos con más pasos de nieve, el desnivel es bestial y empezamos a notar la altura, con ligeros mareos y el corazón a tope, en la mayoría.

 


 

Casi a punto de atardecer, sobre las 18:40 hacemos un reagrupamiento, pensábamos que ya habíamos subido ya lo más fuerte, veíamos la cima del Teide muy cerca, a una altura de unos 3.200m, altitud que coincidía con la del refugio de Altavista. Sin saber lo que nos esperaba, lo celebramos con un chupito de ron miel, empieza a hacer frio y nos equipamos con ropa de abrigo y nos ponemos los frontales, pensando, que en una hora, llegaríamos al refugio…

 

 

 

Desde ese punto hasta que llegamos al refugio, pasaron 3 interminables horas, nos encontramos en un “sendero” por llamarlo de alguna manera, que realmente era un camino dentro de una colada de lava, creo. Gracias a la luna llena y a los frontales, nos podíamos orientar un poco, porque no se distinguía el camino, la pendiente era brutal, en puntos prácticamente íbamos escalando.

 


 

El grupo empieza a separarse y algunos compañeros empiezan a tener grandes dificultades para continuar. En ese momento decidimos separar el grupo en 2 partes, con una emisora en cada grupo. Fue interminable, agotador, la mochilas parecía que pesaban 5 veces más que por la mañana, el corazón parecía que se nos salía del pecho. Seguimos con mucha dificultad por un camino que no daba tregua y con la noche cerrada, muy difícil de poder escribir por aquí esas ultimas sensaciones…..

 


 

Sobre las 20:00 empiezan a llegar al refugio los primeros compañeros y sobre las 22:30 los últimos. Del recibimiento del señor del refugio, me voy a morder la lengua…

Mientras llegábamos, íbamos comiendo, el que podía, las caras de agotamiento lo decían todo, no podíamos hablar mucho porque había más gente en el refugio que ya estaba dormida.

 

El esfuerzo fue tan grande, que de los 24 sólo 5 se levantan a las 4:30 de la madrugada para hacer cumbre, pero sólo llegan 4, el resto se queda en el refugio y vemos un amanecer increíble. Ya las caras han cambiado y empezamos a comentar el día anterior, todos flipamos con la gran dureza del camino, que no esperábamos, pero somos conscientes, de que fue algo increíble, una aventura que no olvidaremos jamás.

 


 

 

 

A las 7:50 de la mañana del domingo empieza a bajar el primer grupo, por el sendero de Montaña Blanca y el resto esperamos por los 4 compañeros que habían subido. A las 8:30 dejamos el refugio y bajamos tranquilitos hasta donde nos espera la guagua.

 


 

La bajada es muy cómoda y se nota que es un camino mucho más transitado que por el que habíamos subido el día anterior. Sobre las 10:30  llegan los primeros a la entrada del sendero de Montaña Blanca y esperamos a la guagua que nos bajara hasta el restaurante.

 


 

Sobre la 13:30 llegamos a al restaurante donde almorzamos. Comimos, bebimos y nos reímos de lo lindo. La comida, como no podía ser, estando en Tenerife, mejor imposible. Hablamos del día anterior y compartimos sensaciones, en el general, la sensación de satisfacciones personal de cada uno, se podía ver en las caras de tod@s.

 


 

Sobre las 15:20 salimos hacia el muelle, algunos salieron en el barco de las 16:00 y otros en el de las 18:00.

 


 

La experiencia ha sido impresionante, inolvidable, hemos sentido la montaña como nunca, hemos sufrido, pero aunque a algunos les parezca raro, ese sufrimiento se transforma en satisfacción personal y felicidad.

 


 

Desde el Club queremos agradecer el buen ambiente que reino en todo momento, para nosotros es una suerte contar con un grupo de personas así, en los buenos momentos, todo son buenas caras, pero es en los malos momentos, donde cada uno saca el rejo, y por suerte, el compañerismo brillo. Estamos muy orgullosos de que formen parte de este grupo de amigos/familia que es el Club de Montaña de Firgas.

Muchas gracias y hasta la próxima…


 

AddThis Social Bookmark Button
Última actualización el Jueves, 28 de Febrero de 2013 17:18